Diez errores más comunes en los procesos de transformación digital

La transformación digital es el uso de la tecnología para hacer mejoras cuánticas en lugar de más ajustes incrementales. Es más que una simple iniciativa de la tecnología y es, en cambio, una estrategia para revisar completamente el modelo de negocio de una organización.

Es un proceso continuo a través del cual las empresas se adaptan o implementan cambios disruptivos en su organización, sus clientes y su mercado a través de la capacidad de replicar innovación en los modelos de negocio, productos y servicios, para unificar de forma natural el componente digital y el físico. En este proceso, el modelo de negocios debe cambiar hacia uno centrado en el individuo.

Por ejemplo, una empresa podría aprovechar las estrategias de la transformación digital y las tácticas para revisar su cadena de valor o renovar la forma en que los clientes interactúan con la empresa.

Los clientes interactúan con las empresas mediante una amplia variedad de canales, que a menudo es más de un canal en el mismo recorrido del cliente. Los canales digitales son los que han tenido el crecimiento más rápido y, en consecuencia, acaparan la mayor parte de la atención. En un estudio realizado sobre cómo planean mejorar la experiencia de sus clientes, las respuestas principales fueron mejorar la experiencia del cliente en línea (63 %), mediante distintos canales (58 %), en centros de llamados (50 %) y aplicaciones móviles (46 %) como lo muestra la siguiente figura.

Figura 1 – Medidas para mejorar la experiencia de clientes en la era del cliente, Un artículo sobre liderazgo de pensamiento encargado por Accenture.

Sin embargo, encarar la transformación no exenta de errores.

Los 10 errores más comunes en los procesos de transformación digital

1. No entender qué es y qué implica la transformación digital de una empresa

Según un estudio de Altimeter Group el primer error es no pararse a pensar qué es exactamente la transformación digital, que implica en el caso concreto de tu empresa o sector y, sobre todo, por dónde debes iniciarla.

El estudio a cargo de la consultora tecnológica Altimeter Group puso de relieve que el camino de la transformación digital no es fácil: si bien el 88% de las empresas consultadas afirmó estar llevando a cabo algún tipo de acción en esa dirección, de entre las mismas sólo una de cada cuatro reconoció tener identificados qué aspectos digitales debían mejorar.

Es decir, el 66% de la muestra estaba embarcada en una transformación sin saber en qué aspectos debía transformarse.

2. No tener un plan definido ni unos objetivos marcados

Sabiendo qué es y por dónde atacar la transformación digital, muchas empresas empiezan su implementación sin haber fijado una estrategia o, lo que resulta todavía más grave, sin haber analizado a fondo el punto de partida: es decir, la tecnología de la que ya disponen, sus capacidades organizativas, sus procesos, etcétera.

También es cierto que, igual de importante es tener una hoja de ruta como disponer de la flexibilidad necesaria para irla adaptando a medida que se avanza, porque cada paso en la digitalización abrirá nuevos caminos que deberán considerarse.

3. Procrastinar y no empezar nunca con la ejecución del plan

Precisamente por lo complejo que resulta procesar el concepto de transformación digital y aterrizar en una estrategia, el propio plan de transformación es a veces el peor enemigo de su despliegue: son muchas las compañías que le dan vueltas y vueltas, sin darse cuenta de que con cada versión y con cada nueva remesa de cambios están perdiendo un tiempo precioso para pasar a la acción. El primer paso es el más difícil, pero es el más importante.

4. Tener prisa

Las prisas son, en general, una mala compañía en el despliegue de casi cualquier proyecto, pero la transformación digital inspira en muchas empresas una urgencia especial, a menudo motivada por la sensación de que la supervivencia en el espacio digital requiere que todas las compañías funcionen con la rapidez de reflejos de una startup.

5. Creer que la transformación digital no implica a todos los departamentos

También abundan las empresas que creen que el despliegue de una estrategia de transformación digital ha de ser promovida y afectar en última instancia a unos pocos departamentos –fundamentalmente, IT y marketing–, cuando en realidad para su éxito ha de abarcar a toda la organización.

6. No contar con la implicación de la C-Suite o capa directiva

En muchas ocasiones el quórum sobre la urgencia de la transformación digital es casi unánime, pero no lo suscriben las capas más altas de la organización, que prefieren concentrarse en la estrategia de negocio conforme a parámetros convencionales. Un CEO escéptico o poco comprometido con el proceso de transformación está firmando la sentencia de muerte de la empresa.

7. No contar con el talento digital necesario

Destinar a la transformación digital a equipos reducidos o sin las capacidades necesarias es otro de los grandes fallos cometidos por miles de empresas que están en proceso de transformarse digitalmente. De hecho, un estudio a cargo del Massachusetts Institute of Technology considera que es tan importante invertir en tecnología como en talento digital.

8. La complacencia cuando se alcanza un grado superficial de digitalización

Otro error recurrente es volverse complaciente o perder de vista el plan original tras lograr un primer hito. Los quick wins son importantes en cualquier proyecto si aumentan la motivación de sus promotores y refuerzan su vocación de llegar hasta el final, pero no cuando se convierten en una distracción o en una excusa para echar el freno y pensar que ya se ha alcanzado la meta.

9. Considerar el presupuesto en digitalización como gasto, y no como inversión

Aunque toda la literatura sobre el tema pone un gran énfasis en la importancia del talento y del liderazgo, no debemos olvidar una verdad fundamental: la transformación digital no es gratis, y requiere una buena dotación presupuestaria. Si el presupuesto procede de los excedentes es que no se está tomando en serio la transformación digital.

10. Plantear en función de lo que hagan tus competidores directos

Por último, otra gran trampa consiste en plantearse llevar a cabo la transformación digital en función de lo que hagan tus competidores directos, es decir, aquellas empresas que desarrollan la misma actividad que tu empresa, conforme a un mismo modelo de negocio. Si algo caracteriza a la economía digital es, precisamente, que diluye las fronteras entre industrias, como demuestra el hecho de que los grandes competidores de las empresas de telecomunicaciones hayan acabado siendo algunos de sus clientes, como Google, Facebook, Apple o Amazon.

Superados todos estos obstáculos, la transformación digital supondrá una serie de eficiencias y ventajas competitivas para tu empresa. Hoy en día, embarcarse en un proceso de digitalización no es una opción. De ello depende la supervivencia de tu empresa a medio plazo.

Fuente: SignatureIT.

Adaptado por la división consultoría de EvaluandoSoftware.com

 

Deja un comentario