Implementación CRM ¿comprar o como servicio?

Unos pocos años atrás, los interesados en una implementación CRM tenían pocas opciones para elegir el modelo por el cuál recibirían los beneficios del software. La más estándar de todas era instalar el software localmente, en la propia empresa. Esta decisión significaba la necesidad de contar con capital suficiente para realizar una inversión inicial considerable. La tecnología actual permite otros modelos. Se distinguen al menos 4.

Para muchas organizaciones la opción de realizar la instalación en la propia empresa sigue siendo la mejor alternativa porque provee un alto grado de flexibilidad para integración con tras aplicaciones y personalizaciones. Los usuarios tienen un completo control sobre la aplicación y la infraestructura, pudiendo utilizar las herramientas más adecuadas para programar mejoras o para regular los ajustes que lleven a un mejor desempeño del conjunto.

Sin embargo, con la evolución de la tecnología, surgieron nuevas alternativas para la entrega del CRM.

SaaS, una alternativa de implementación CRM

SaaS (Software as a Service) la alternativa como servicio más popular. Se trata de una evolución del modelo de ASP (Application Service Provider) que tuvo sus orígenes a fines de los ’90. Sin embargo los modelos ASP y SaaS tienen tantas diferencias como el día y la noche.

Ambos se basan en el pago de una cuota periódica (generalmente mensual) por un servicio que se presta desde algún lugar. El servicio es el uso del software y la tecnología de soporte asociada: bases de datos, infraestructura, comunicación de datos, seguridad, antivirus y otras.

Mientras que los primeros servicios de ASP tenían serios problemas de performance, los más modernos están basados en tecnologías más confiables, utilizan Data Centers World Class con redundancia y seguridad.

Hay otras diferencias en el servicio ASP creado hace más de 10 años y el modelo SaaS mucho más reciente. La tecnología WEB Service y su estandarización, sumada a las arquitecturas orientadas al servicio, hicieron posible que el modelo SaaS sea más flexible que su predecesor.

Esta es una de las razones por la que muchos usuarios finales ven al modelo SaaS como un reemplazo del tradicional que, recordamos, consiste en la instalación del software localmente, en la empresa.

Pero el modelo SaaS no es para todos. Es necesario analizar cuidadosamente las necesidades de la empresa antes de decidir por uno o por otro. Incluso, puede analizarse un modelo híbrido que combine lo mejor.

Para resumir. Hay, al menos, cuatro opciones para entregar un CRM:

  • Implementado localmente en oficinas de la empresa cliente
  • Implementado en un centro de datos.
  • Multi distribución a demanda
  • Privado a demanda

crm como servicio

Conclusión

Sin dudas que la implementación y administración de un sistema CRM, más tarde o más temprano, involucra a la organización de IT (Information Technology) de la empresa. Los cargos de licenciamiento, personalizaciones, soporte y mantenimiento son costos a considerar en el proyecto.

Estos costos deben aparearse con las necesidades de negocios, de manera que IT y los usuarios finales deben trabajar solidariamente para elegir la mejor opción de entrega del CRM. Para estar al tanto de esto y no dejar ningún cabo suelto, cerramos con un video a cargo de Diego Valles, de Bglobal, especialista en implementación y desarrollo de CRM para Infor donde habla de ¿qué puntos de una propuesta debería leer con mayor atención el futuro comprador?

Para conocer las características, ventajas, desventajas y recomendaciones de uso de cada modelo de entrega, recomendamos descargar el documento completo “Comprar un CRM o usarlo como servicio

Por la División consultoría de Evaluando Software

 

Deja un comentario