KPI (Key Performance Indicators) Indicadores Clave de Desempeño

Los KPI (Key Performance Indicators) o Indicadores Clave de Desempeño miden el nivel del desempeño de un proceso determinado, enfocándose en el “cómo” e indicando qué tan efectivos son los procesos, de forma que se pueda alcanzar el objetivo fijado.

Los KPIs son métricas financieras o no financieras, utilizadas para cuantificar objetivos que reflejan el rendimiento de una organización, y que generalmente se recogen en su plan estratégico. Estos son volcados en el Balanced Scorecard o Cuadro de Mando Integral que los recoge y muestra, generalmente con una clave de colores (rojo, amarillo o verde) facilitando información del cumpliendo o no del objetivo fijado.

Los KPIs son “vehículos de comunicación”; permiten que la dirección de la organización comunique la misión y visión de la empresa a los empleados, involucrando directamente a todos los colaboradores en la consecución de los objetivos estratégicos de la empresa.

Requisitos de los KPIs

Un KPI o Indicador Clave de Desempeño debe cumplir con los siguientes requisitos:

  • Relevante: ya que debe ser un factor que realmente influya en el modelo de negocio, y que si esa variable da resultados negativos, rápidamente se pueda actuar.
  • Conciso: Cuanto menor sea el número de KPIs en los que se pueda mesurar la información necesaria para la empresa, mejor. Simplificará el vaciado y la cuantificación de los datos obtenidos.
  • Debe permitir examinar a fondo el mayor número de detalles posibles del funcionamiento de la empresa.
  • Simple: Los usuarios deben entender con facilidad en qué consiste cada indicador y qué valor tiene.
  • Fácil de procesar: El proceso de descifrar y conocer el efecto de los resultados obtenidos debe ser un procedimiento sencillo y clarificador.
  • Cada indicador debe ser atribuible o incumbir a alguien a quien competa directamente.
  • El origen y el contexto que favorece la elección de cada KPI deben ser conocidos por los usuarios.
  • Correlativo: La interacción entre los distintos indicadores debe conducir a obtener el tipo de resultados que se desean conocer.
  • Debe componerse de medidas que abarquen factores económicos y otras que abarquen factores no económicos Las medidas financieras son importantes, e igual que no pueden obviarse tampoco deben acaparar toda la atención.
  • Equiparable Todos los KPIs deben tener la misma jerarquía en la correlación, no pueden subordinarse unos a otros.

Objetivos de los KPIs

No se puede olvidar que lo realmente importante para que un KPI funcione es que debe partir directamente de la estrategia de la empresa, estar en consonancia, mantener la coherencia.

Y, además, no se debe dejar de lado que:

  • Todos los datos a los que haga referencia el KPI deben ser ciertos, coherentes y creíbles.
  • Todos los datos a los que haga referencia el KPI deben ser de fácil extracción y de fácil consulta.
  • Todos los datos a los que haga referencia el KPI deben estar automatizados a través de programas informáticos, como sistemas de recogida de datos.
  • Todos los datos a los que haga referencia el KPI deben estar disponibles en el tiempo en que se hayan establecido.

¿Cómo se diseña un KPI?

Pare ello es fundamental pararse a pensar y hacerse preguntas sobre cuáles son los factores que realmente afectan a tu modelo de negocio:

  • Analizar la tipología y peso de los ingresos.
  • Analizar la tipología y peso de los gastos.
  • Qué productos y/o servicios reportan más ingresos y cuáles generan más gastos.
  • Comportamiento, compra media y tipos de clientes.
  • Nivel de satisfacción.
  • Web corporativa o tienda on-line, que peso e importancia tienen en la empresa.
  • Redes Sociales, que peso e importancia tienen en la gestión diaria.
  • De esta manera podremos extraer de cada uno de ellos indicadores de medición.
Fuente: IsoTools.

Adaptado por la división consultoría de EvaluandoSoftware.com

 

Deja un comentario