Retención de clientes: URGE la formación de recursos

Es una verdad incuestionable que el cliente es infiel por naturaleza y más en época de crisis. Por esta razón, las empresas, especialmente del sector servicios, deberían realizar acciones de prevención, retención y contención de bajas.

Estas son algunas de las tareas a realizar en la empresa, en los equipos comerciales y en cualquiera otro que tenga relación con los clientes, particulares o empresas, de la compañía:

a) Hay que enseñar a los equipos comerciales a prevenir fugas.

Cuidar sobre todo a los mejores clientes. Algunos se van a perder, hagamos lo que sea por causa del “decrecimiento vegetativo”, muerte, cambio de domicilio, etc… Por esta razón, es fundamental tener todos los elementos de detección de pre abandonos y posibles fugas de los mejores clientes. Es necesario realizar formación, en este caso a la medida y alejada de generalidades, para lograr un efecto óptimo de retención de clientes.

Será necesario instruir a los equipos comerciales sobre Alertas y Alarmas, detección temprana de impactos negativos en el universo de clientes; más vale prevenir que curar.

b) Centrar la atención en la Retención de clientes, evitando “pedigüeños”.

Cuándo te das de baja de una compañía comienzas a recibir ofertas de retención, a modo de lamentable y arrastrada súplica, para que te quedes en la empresa. Así, será necesario un proceso formativo en habilidades específicas para personalizar la oferta y generar vínculos con el cliente, despegados en cierto modo de las ventajas materiales que se usan para retener, las cuáles se presentan de modo completamente singularizado; todo ello requiere un evidente aprendizaje.

c) Programas formativos

Será necesario propiciar la vinculación con los clientes por la vía racional (demostrativa de que somos la mejor opción) y emocional (vía vínculos afectivos, emocionales, sentimentales y generadores de afinidades). En este sentido, programas formativos de índole más general y menos “ad hoc” pueden cumplir una función interesante.

d) Cuestión de precios

En materia de precio, es cierto que evitar miedos, incertidumbres y dudas (vía precios fijos u otra estrategia), es muy útil, siendo imprescindible evidenciar el servicio y la tangibilidad de lo que se entrega. Suele haber una enorme carencia en los equipos comerciales y de relación con el cliente en la defensa y argumentación del precio.

Checklist de deficiencias en la retención de clientes:

1. No existen mecanismos preventivos para detectar clientes con propensión a la fuga. Esto permitirá aplicar un programa de seguimiento en función del riesgo de abandono y del valor del cliente.

2. No existen mecanismos para identificar clientes de valor que están en riesgo de abandono. Y cuándo existen dichos mecanismos, los empleados, los desconocen, no saben usarlos, no han sido formados.

3. No existen procedimientos automatizados que permitan “reorientar” la relación con el cliente, ni tampoco, son muchas las empresas que hayan hecho formación al respecto.

4. Es muy importante desarrollar:

  • formación de equipos especializados en retención de clientes, amen de formar en habilidades generales para la fidelización y contención de bajas a otras personas en la organización.
  • argumentos específicos, que han de ser aprendidos y aprehendidos por los comerciales y personas de soporte, vía la formación.
  • ofertas personalizadas, siendo fundamental desarrollar programas formativos de entrenamiento sobre el particular.

5. Es muy importante dejar las puertas abiertas y buen sabor de boca, en el caso de que no se consiga la retención del cliente. Se debe buscar una segunda oportunidad; formar en técnicas de “separación del cliente” sería así, un elemento táctico diferenciador, cuándo estamos acostumbrados a pésimas experiencias al darnos de baja de las empresas de servicios.

6. Las personas de atención personalizada, en el momento de retención, especialmente, deben tener capacidad de tomar decisiones favorables a los clientes. Aquí hay dos elementos que afectan a recursos humanos. De un lado, el empowerment, y de otro, la formación en habilidades de negociación.

7. En el caso de no conseguir la retención de clientes, es importante dejar pasar un tiempo determinado (un año o más) para poder recontactarlo. Se hace necesario formar a los comerciales en técnicas de recuperación del servicio, de recuperación de clientes.

Es una importante inversión que debe hacer la empresa de servicios en momentos como los actuales: la formación relativa a cómo contener las fugas de clientes.

Por Juan Carlos Alcaide-

www.marketingdeservicios.com

 

Deja un comentario